¿Seguro?

Esta semana el asunto catalán se ha apoderado de todos nosotros, de los medios de comunicación, de las redes, del gobierno, de las tertulias, en fin, sin querer o queriendo nos ha ocupado una buen parte de nuestro tiempo. Incluso el preacuerdo al que han llegado la Unión Europea y el Reino Unido para evitar el temido Brexit duro, ha pasado medio desapercibido, como si esa sensación aterradora que teníamos de que se iba a acabar el mundo si eso sucedía, ahora ya no tuviese la menor importancia ante las marchas multitudinarias, la huelga y la  paralización que ha sufrido Cataluña.

Que se llenen las calles y que haya alteración del orden público o haya un paro de país en Cataluña, no influirá para nada, ni en la vida de la gente ni siquiera en el futuro del independentismo. En unos días todo esto se habrá pasado y quedarán todavía muchos otros acontecimientos que marcarán la estrategia de los protagonistas de este postprocés, incluido el futuro de los presos que son la excusa de todo lo que está ocurriendo esta semana.

A la par de las manifestaciones, el juez Llarena, que había quedado casi en el olvido, ha vuelto a abrir la euroorden para la detención de Puigdemont. De nuevo comienza el proceso que ya se vivió en Bélgica y que acabó con una negativa por parte de la justicia belga y más tarde de la alemana, que no vieron motivos suficientes para entregar al ex President a España. ¿Seguro que queremos que vuelva Puigdemont para ser juzgado?. No creo que a nadie le interese ahora que viniese detenido a España, ni siquiera a los independentistas. Allí donde está ahora está muy bien, dirige a Torra desde la distancia, se reúne de vez en cuando con sus compañeros huidos y ha pasado a un segundo o tercer plano eclipsado por Junqueras y los demás condenados, así es que mejor que los belgas vuelvan a denegar su entrega, se lo queden unos meses más, y todos tan contentos.Leer más »

Anuncios

De marcha

Y dijo la ANC: el pueblo oprimido, cuando haya sentencia, hará cinco marchas. Cada marcha durará tres días y se hará a pié recorriendo 20 kilómetros por jornada. Cada jornada comenzará en una población y llegará hasta aquel lugar donde le esperen sus nuevos compañeros. Los días primero y segundo se caminará por la mañana y por la tarde, pero el tercero solo se caminará por la mañana, este día el pueblo no trabajará. Palabra de la ANC. Te alabamos ANC.

Los mensajes del independentismo catalán traslucen cada vez en mayor medida ese aroma que tiene la fe, la religión, ese creer sin cuestionar y esa obediencia sin fisuras, como la Biblia. Moisés llevando al pueblo de Dios a la tierra prometida a través del desierto o caminando entre las aguas del Mar Muerto. Noé con su arca capeando el diluvio durante cuarenta días y cuarenta noches. Josué derribando las murallas de Jericó a base de trompetazos. Aunque hay una cierta disfunción, porque en el caso catalán es el Supremo, el Tribunal, el que tiene nombre de todopoderoso, y éste no está muy alineado con las tesis de los que dirigen al pueblo y guían su fe por el desierto, más bien lo contrario, y cuando de asuntos de fe se trata, mejor tener al Supremo hacedor del lado de uno.

La ANC ya anunció hace días como sería la respuesta de país en favor de la libertad, la héjira del independentismo hacia Barcelona y de allí al mundo, a la república y a la salvación. Incluso da la impresión de que en un determinado momento podría aparecer Puigdemont para iluminar a los peregrinos. Torra e Ibarretxe ya han aparecido . Como ocurre en la Biblia con los Reyes Magos, aquí también los guía una estrella, una estelada más bien.Leer más »

Tsunami democràtic

Solo el nombre ya acojona. Así se llama la plataforma que han montado los independentistas para reaccionar en las calles contra la sentencia del 1-O. Digo que acojona, no por lo de tsunami sino por lo de democrático. A mí, desde hace ya bastante tiempo, cuando alguien insiste constantemente en resaltar alguna de sus supuestas cualidades, demócrata por ejemplo, siempre me da la impresión de que él mismo no acaba de creérselo y que me quiere vender la moto con su insistencia. Cuando un grupo se forma para ocupar las calles, impedir que la gente pueda ir y venir tranquilamente o amenazar edificios públicos, y se pone el apellido ‘democrático’, parece que quiere ponerse la venda antes de la herida, por si alguien piensa que son un pelín autoritarios. Es como aquella República Democrática Alemana, la RDA, que tenía de demócrata lo que yo de fraile.

Otra cosa bien distinta es que los tsunamistas tengan o no razón en sus demandas y que las expresen de la forma más contundente que crean conveniente. Eso hicieron los dirigentes que ahora han sido condenados por el Supremo, pensaron y piensan que tienen razón, que solo ellos y el resto de catalanes pueden decidir sobre la independencia de Cataluña, y lo llevaron adelante en el Parlament y en la Generalitat proclamando la república independiente. Lo mismo que el Tsunami Democràtic, también usaron y abusaron de la palabra democracia y sus derivados. Sus sucesores siguen igual, por cierto. Pero ninguno de ellos se ha molestado en explicarme a mí, humilde ciudadano, qué ha cambiado, cuándo y cómo, para que ya no pueda ejercer mi derecho constitucional de decidir sobre algo que me afecta en territorio español.Leer más »

¿Una buena sentencia?

Esta sentencia del 1-O no tenía ni la más mínima posibilidad de no ser criticada por todas las partes. A unos les parece floja, a otros les parece indigna y a muchos independentistas les daba lo mismo lo que saliera porque ya la daban por descontada. Es lo malo que tiene cuando algo se convierte en un símbolo como le ha pasado a esta sentencia. Lo mismo que a nadie se le ocurriría estudiar la musicalidad de Els Segadors que cantaban ayer los manifestantes, a nadie se le va a ocurrir mirar la sentencia desde un punto de vista jurídico, salvo a los abogados y fiscales, claro está. La política no deja lugar a esos matices.

Una docena de años, año arriba, año abajo, les han caído a los encausados, salvo a tres de ellos que se han librado con una multa. Sedición y malversación son los delitos por los que han sido condenados, no por rebelión al no existir la violencia que el Supremo estima necesaria. Las penas van acompañadas con su correspondiente inhabilitación para ejercer ningún cargo público. Vamos, poca novedad.

Hay tantas opiniones como opinantes, que son muchos, muchísimos. Por citar algunas de ellas, la de la Alcaldesa Colau, que le ha parecido ‘cruel’, calificación que parece que proviene de un criterio erróneo de lo que es la justicia, porque algunos delitos pueden tildarse de crueles, pero las sentencias son justas o no. Casado, del PP, se queda en un juicio básico: ‘el que la hace la paga’, para qué darle más vueltas. Como le parecen escasas las penas, pide que se revise el delito de rebelión para que a la próxima les caigan veinte años. A Rivera le preocupaba que el gobierno los indultase, pero cuando Sánchez ha dejado claro que ‘acata la sentencia’ para luego apostillar que eso significa ‘su cumplimiento integro’, a Rivera la preocupación que le ha asaltado ha sido si dentro de unas semanas la Generalitat, que es competente en la política penitenciaria catalana, los dejará salir de la cárcel y les aplicará un régimen abierto de forma que las penas se queden sin contenido. Rivera siempre preocupado. También está preocupado Puigdemont que ha visto activarse de nuevo la euroorden de su detención y que ha llamado a ‘reaccionar como nunca’ contra la sentenciaLeer más »

Los otros

Como falta todavía un tiempito, como dicen nuestros hermanos americanos, para que llegue el día de las votaciones del 10-N, las encuestas aparecen todavía con cierta timidez, sin llegar a abrumar demasiado, pero ya aparecen.

Ciudadanos y el PP, Vox y también el PP, Podemos y el PSOE, Más País y Podemos. ¿Qué tienen todas estas coincidencias en común? Son marcas que venden productos similares a clientes parecidos, como las marcas blancas y las originales. Al final siguen conectados por mucho que se empeñen en buscar una identidad que los distinga. Son Ortega y Gaset o Zipi y Zape, sin ti no soy nada, que cantaría Amaral.

Las encuestas ya dibujan para el 10-N un panorama desalentador, como no podría ser de otra forma. Dibujan lo mismo que teníamos, que fracasó, y que nos ha llevado a volver a pasar por las urnas. Si sube la marca blanca, baja la original, si sale otra marca blanca y ahora hay dos, entre las tres, las dos blancas y la matriz, siempre suman lo mismo o muy parecido. Los expertos dicen que la victoria de las elecciones está en conseguir el voto del centro, ese universo de votantes sin ideología clara que pueden cambiar de criterio de un día para otro y darle la vuelta a los resultados. Pero también pueden pasar de todo y que vote su padre, que ya vale de estar siempre con la misma matraca, al fin y al cabo ser de centro tiene algo de pasota, de no acabar de creerse nada totalmente.Leer más »

Locos

Hace una mañana agradable y soleada. Cuando uno va solo andando por la calle la mayoría de las veces va un poco ausente pensando en la vida, el universo y todo lo demás, como el título de aquel divertido libro de Douglas Adams (Monty Phyton). En ese estado de estar sin estar, esperando entre la gente a que el semáforo se ponga verde para cruzar, oigo justo a mi lado una voz que, en un tono muy familiar, me dice: ¡buenos días, señor!. Me vuelvo un tanto sorprendido y me encuentro frente a frente con un joven de barba que me mira sonriente, ambos nos miramos durante unos segundos. No le conozco, pero como soy bastante despistado intento durante ese instante recordar su cara. Nada, no me viene.

Antes cuando me ocurría esto solía contestar con otro ¡buenos días! y tan ricamente, aunque si la conversación se alargaba podía crearse una situación embarazosa, así es que ahora directamente pido disculpas y digo que no me acuerdo de quien es la persona. Cuando ya iba a hacerlo, el tipo dice: ¿me oyes mejor ahora?. Eso me descoloca totalmente hasta que lo comprendo, coño, es que el tío va hablando por teléfono con unos cascos bluetooth de esos que casi ni se ven. Menos mal que no me ha dado tiempo a contestarle nada y quedar como un gilipollas.Leer más »

La prisión de Lledoners

El PSOE no quiere que Franco este en la Almudena porque podría promover la llegada de mucha gente a rendirle homenaje o simplemente para visitar su tumba. El gobierno, y en eso coincidimos con él muchos españoles, no quiere que vuelva el franquismo y para eso piensa que lo mejor es hacer como que el cadáver de Franco no existe metiéndolo en una tumba discreta en El Pardo. Hace también algo parecido no queriendo ni nombrar a Vox y mucho menos hablar con ellos, ni siquiera en el Congreso. Lo que no veo ni oigo no existe, parece pensar Sánchez. La realidad es otra, pero es cierto que hay que procurar al menos que nada que suene a fascismo, dictadura o extrema derecha lo tenga fácil a la hora de medrar en nuestro país.

El gobierno también hace como que no se entera de otras cosas. No ve la TV3 y así le parece que no es una cadena pública de televisión tan parcial que parece un órgano de opinión indepe. Tampoco asiste el gobierno a las clases en Cataluña donde flojean la imparcialidad en la historia y el castellano. En la Diputación de Barcelona, donde el PSC forma parte del gobierno, la señora de Puigdemont seguirá cobrando incomprensiblemente 6.000€ al mes por hacer un programa de dos horas a la semana en la cadena de tv de la entidad, y de esto el gobierno tampoco sabe nada de nada. ¿Para qué meterse en líos?.

No se entera el gobierno de lo que pasa en Lledoners, la prisión donde están los preventivos independentistas a la espera de la sentencia del juicio por el 1-O. Allí llegan diariamente decenas de visitantes a dar ánimo, a recibir instrucciones o simplemente a rendir pleitesía. Incluso llegan a la puerta, cada cierto tiempo, manifestaciones exaltando la independencia y los presuntos delitos cometidos por los siete encarcelados. No pasa nada, es la libertad de expresión.Leer más »

Abascal y Motos

El tema del día en los medios es la aparición del líder de Vox, Santiago Abascal, en el programa de Pablo Motos, El Hormiguero. No está en las noticias de cabecera pero todos lo recogen y lo comentan pormenorizadamente, así es que ¿qué más quieren Abascal y Motos?.

En esa especie de Teletienda que es El Hormiguero, donde igual se vende un libro, que una peli, que un programa de televisión, ahora toca vender las candidaturas electorales de nuestros partidos políticos para el 10-N. Vox ha sido el primer invitado y la expectación era alta, ya que el cordón sanitario mediático que rodea a la extrema derecha hacía que la aparición de Santiago Abascal fuese una novedad televisiva, algo raro cuando hablamos de políticos. El morbo vende y El Hormiguero vive de los minutos de oro, del share y de todo ese entramado del negocio mediático y publicitario, así es que a pesar de las críticas Motos se tiró a la piscina e invitó al jefe de la extrema derecha española para entrevistarle.

El programa, como no podía ser de otra manera, fue tranquilo, incluso demasiado confortable. A los de Vox ya no les asusta que les pregunten si son fachas, si son franquistas, si son xenófobos, o les pidan su opinión acerca del aborto, la eutanasia, los homosexuales, etc. etc. Se vio a un Abascal distendido ante cualquier tema y que sabía muy bien qué es lo que quiere su parroquia y no eludía las respuestas, eso sí, siempre procurando que todo pareciese tan normal e intentado no dar miedo a los que piensan de otra forma. Los fascistas, de por sí, ya dan miedo, por lo que el líder de Vox intentó en todo momento que nadie pudiese pensar que él era uno de ellos.Leer más »

Pal Pilar, sale

Como dice la jota aragonesa: pal Pilar, sale lo mejor. En esta ocasión no va de gigantes ni procesiones, sino que lo mejor (o no) es la sentencia del Supremo por el 1-O. Yo pensaba que se alargaría algo el plazo y sus señorías la dejarían para después de las elecciones, pero todo apunta que será el próximo lunes cuando se haga pública. La necesidad de prorrogar la prisión preventiva de los jordis, que cumplen ahora dos años en la cárcel, podría ser uno de los motivos para cerrar ya el juicio.

El ministro Marlasca ha enviado a Cataluña dos mil guardiaciviles para reforzar el orden público ante las previsibles alteraciones que ya se han anunciado desde el independentismo, el radical y el pacífico, por la sentencia. Son bastantes guardias menos que los que llegaron en 2017 en el famoso Piolin, porque dicen en el Ministerio del Interior que los mossos son los que se encargarán de mantener el orden y la guardia civil solamente actuará como refuerzo. Pero como da la coincidencia de que la patrona de la benemérita es precisamente la virgen del Pilar, ya vimos ayer en el acto de celebración en Barcelona que las relaciones entre mossos y guardiaciviles no son nada cordiales. El general encargado de pronunciar el discurso ante las autoridades policiales, entre ellas los mandos de los mossos, se empeñó en meterse en el asunto del independentismo y los mossos se marcharon del acto ofendidos. Mal comienzo en la pretendida colaboración.Leer más »

Llegan las pensiones

a la campaña electoral de la mano de Sánchez, que ha anunciado que en diciembre va a subirlas aunque todavía siga estando en funciones, por lo que ya no se tiene que preocupar ningún jubileta. Tranquilidad en la tercera edad.

Uno se pregunta ¿pero eso de revisar las pensiones con el IPC no era ya algo que se acordó el año pasado o el anterior, tras las manifestaciones de pensionistas por toda España? Pues parece que no, que la cosa que parecía estar clara no lo estaba tanto. También, ante la afirmación de Sánchez, uno se repregunta ¿pero en diciembre todavía no va a haber gobierno desde el día 10 de noviembre que son las elecciones? Pues parece que podría ser así. Por último, uno que es un poco cabezón, se vuelve a preguntar ¿es normal que un presidente en funciones que en diciembre no haya conseguido serlo definitivamente (presidente) deje ese agujero en las cuentas al gobierno que venga?Leer más »