Diálogos para besugos

Dialogo entre Trump y Putin en Helsinki

 

-Buenos días Vladimiro, ¿puedo llamarte Vladimiro?

-Claro, tú y yo somos los dueños del mundo y nos podemos llamar por nuestros nombres, Donald. El resto de los mortales tienen que adorarnos y referirse a nosotros como Putin y Trump, pero nosotros somos colegas en el Olimpo de los dioses. Buenos días, Donald.

-Buenos días. Tienes una voz poderosa, Vladimiro y eres un gran dirigente y un gran cazador de osos. ¿Sabes por qué nos hemos reunido?. Yo he venido porque mis asesores me ha dicho que estas reuniones van bien para mi imagen, ya sabes, como la que tuve con el gordito coreano de los misiles, que gustó mucho en la América profunda que me vota.

-Yo tampoco tengo muy claro qué coño hacemos aquí, Donald, pero ya que estamos me podrías echar una mano con esto de las sanciones económicas de estos cabrones de la UE, que les jodió mucho que me anexionará Crimea por mi cuenta y ahora me están dando por el saco. No es que lo notemos mucho en cuanto a la pasta, pero en Rusia queda feo para mi todopoderosa imagen.

-Eso está hecho, Vladimiro, les enzurizo a la May y les meto un poco de caña con los aranceles, como a los chinos, y ya verás que pronto te compran y te venden de todo. Por cierto, que bien lo del Mundial de Futbol, que majo os quedó, y te lo digo como profesional de organizar saraos, de las Mises y todas esas historias, os quedó bordado.Leer más »

Anuncios

La opinión de la RAE

Cuarenta años han dejado a nuestra Constitución hecha unos zorros patriarcales y el gobierno de Sánchez, las ministras y ministros, quiere que la Real Academia le eche un vistazo y le haga un informe sobre si el lenguaje de la Carta Magna que guía nuestros destinos es ya inclusivo o convendría adaptarlo a los tiempos que corren.

Ya saben ustedes, en vez de poner que todos los españoles somos iguales ante la ley, por ejemplo, que ponga que toda la ciudadanía española es igual ante la ley, o que todos y todas españoles y españolas etc. etc., el coñazo de siempre. Nunca he visto que cuando un conductor de autobús dice ‘suban todos que nos vamos’, se queden en tierra las mujeres porque no ha dicho ‘y todas’, pero parece que hay muchas señoras que no alcanzan a sentirse incluidas según cómo y de lo qué se hable. Quizá les conviene hacerse el tonto por otros motivos, o la tonta, como lo deseen ellas para sentirse incluidas.

Pérez Reverte a dicho que se irá de la RAE si acepta esta gilipollez que le pide el gobierno (el calificativo es mío) y creo que ese debería ser el camino que hay que empezar a recorrer si no queremos que este vendaval de tontería de género arrase con el poco sentido común que queda por nuestras tierras. Si quieres un informe, te lo haces tú, los que piensan como tú y los que cobran del mismo sitio que tú, pero a mí no me hagas partícipe de tus neuras y si quieres, ya me puedes empezar a llamar machista porque me la trae floja.Leer más »

IVA, cultura y coherencia

Las largas colas que se han formado ante las taquillas de los cines españoles demuestran que el culpable de que la gente no fuese al cine era el IVA al 21%, que una vez que ha vuelto a ser del 10% como pedía machaconamente la industria del séptimo arte, ha supuesto un aumento sin precedentes en la venta de entradas.

Pues no, eso no es verdad, la realidad es que ni se ha notado en los cines la bajada, porque algunos ni la han repercutido argumentando que tampoco subieron los precios cuando subió el IVA, y los que sí que han bajado el euro escaso que supone el descenso al 10%, no han visto más alegría en sus salas de cine. Eso ya se veía venir, porque pagar un euro más o menos no hace que uno vaya o no a ver una peli, sino que las motivaciones vienen por otras causas que, según los expertos (¿), ahora son el verano y el mundial de fútbol, luego ya buscaran otras.

Curiosamente HBO, Netflix, Amazon y demás plataformas de exhibición de películas por internet siguen pagando su IVA al 21%, tal y como lo establece la directiva europea correspondiente, que prefiere castigar con el impuesto a aquellos que ven cine en el sillón de casa frente a los que lo hacen en los sillones de las salas públicas. No se entiende muy bien, si de promocionar la cultura se trata, el porqué hay que pagar diferentes impuestos según donde uno asiente sus posaderas, ya que al fin y al cabo son las mismas películas, los mismos productores, directores y actores. Leer más »

La sentencia de Puigdemont

Tantas esperanzas puestas en el tribunal alemán encargado de decidir sobre la extradición del ex President solo podían terminar en decepción. En este caso el decepcionado ha sido el juez Llarena, que lidera la causa judicial contra los indepes, y todos los que están esperando que el líder catalán acabe sentado en el banquillo con el resto de los encausados.

El que la decisión alemana se haya convertido en la sentencia de la causa, decidiendo que no ha habido rebelión, en vez de resolver la extradición, invita a reflexionar sobre los procesos judiciales, sobre su incertidumbre, sobre las legislaciones vigentes y, en general, sobre cómo hay delitos que parecen evidentes que acaban quedándose en nada.

Lo primero que se me ocurre al respecto es que, por principio, no hay que confiar en la justicia. No lo digo solo por el asunto de Puigdemont, sino porque la posibilidad de que algo falle en un sistema altamente complejo es tan elevada que resulta muy saludable no depositar demasiadas esperanzas en él. Los legisladores hacen las leyes, que están regidas por el principio de la jerarquía y deben cumplir los preceptos superiores nacionales e internacionales, mientras un entramado de tribunales, juzgados, fiscales, abogados, etc. hacen que los preceptos legales se apliquen. Este entramado está formado por personas que pueden equivocarse, como todo el mundo, y que deben trasladar los preceptos generales a las particularidades de cada asunto. Cualquier persona con dos dedos de frente entiende que no se debe fiar a ningún pleito los asuntos importantes.Leer más »

El iuris de la Manada

Se abre el telón y aparecen en escena los típicos actores de un juicio estilo americano, el juez con el mazo, el jurado, el acusado, la presunta víctima, el público, etc., todos rodeados de la solemnidad que da la madera centenaria de sus muebles y la independencia de la justicia que lleva los ojos vendados. En esta obra de teatro americana no aparecen los políticos, pero si fuese en España habría que hacerles un hueco en el escenario o, mejor dicho, dejarles casi todo el escenario a ellos.

Mientras el Supremo revisa la sentencia de la Manada que ha condenado a los agresores a nueve años de cárcel per cápita, no pasa ni un solo día en el que haya declaraciones, propuestas, iniciativas legislativas o simplemente opiniones por parte de nuestra abundante clase política. La mayoría vienen de la izquierda, Podemos y confluentes, y del Gobierno, que saben que hay que currarse el voto feminista que está ahora muy exaltado, no solo en este aspecto de la violencia machista, sino en otros como la igualdad, el lenguaje inclusivo, el patriarcado, el techo de cristal y similares. Hay tajo y se pueden sacar muchas papeletas en las próximas elecciones, así que este filón tiene muchos mineros dispuestos a sacarle el oro de los votos.

Tanto ruido hay que a veces, por querer que se oiga la voz de uno, se grita tanto y se dicen cosas tan disparatadas que parece que esta marea, como gustan autodefinirse los movimientos de origen popular, ha perdido el sentido común, lo cual no favorece en nada a la propia causa que defiende. ¿Quién puede estar en contra de que una persona tenga todas las garantías legales para que nadie ejerza la violencia sobre ella?, pues fuera de los nazis y demás grupos patológicamente violentos, nadie. Pero cuando se empiezan a poner encima de la mesa legislativa despropósitos que convierten la presunción de inocencia en suposición de culpabilidad, estamos perdiendo muchas cosas en ese camino, incluso la base del derecho occidental de la presunción de inocencia que proviene del derecho romano.Leer más »

Perder tiempo y dinero

Se necesita camarera joven y con don de gentes, buena presencia física y dispuesta a relacionarse con los clientes, preguntar en el puticlub de la esquina. Un anuncio de este tipo sería impensable hoy en día en ningún medio, ni digital, ni en papel, ni mucho menos en un cartel pegado en una pared de la calle. Feministas, progresistas, conservadores, religiosos, partidos políticos e incluso posiblemente algún juzgado, se echarían sobre el anunciante y dejarían caer sobre él todo el peso de la ley, tanto de la legal como la de la opinión pública y la de los telediarios.

Ocurriría parecido si una fábrica quiere solo hombres para ocupar un puesto de trabajo, o pide solamente gente joven en plan becario precario, o mujeres no embarazadas, o cualquier otra modalidad de selección que suponga alterar algún aspecto de lo políticamente correcto, tanto por la edad, por el salario, por el género, o por lo que se considera discriminatorio y mal visto.

El caso es que las empresas tienen claro el perfil de las personas que quieren para cubrir los puestos de trabajo que necesitan y lo tienen claro por el motivo que sea y porque su experiencia así se lo indica. Ocurre lo mismo con los organismos públicos, pero en este caso ellos no dependen de la cuenta de resultados, sino que pueden jugar con sus ingresos para adaptarse a las directrices de los gobiernos de turno que imponen aspectos que normalmente nada tienen que ver con la formación, la eficiencia y el rendimiento laboral. Yo he visto en un pequeño ayuntamiento cubrir una baja maternal contratando a una nueva trabajadora que estaba embarazada de siete meses y que a los veinte días cogió su propia baja maternal, por lo que se tuvo que volver a repetir de nuevo todo el proceso. La actividad del consistorio se vio afectada durante varios meses, pero su presupuesto de ingresos no sufrió merma alguna.Leer más »

Verano del dieciocho

No es no, esa fue la frase que se grabó en el pendón que enarbola Pedro Sánchez en su lucha por la integridad y la coherencia del PSOE, frente a las propuestas de imitar la gran coalición alemana para gobernar. La negativa fue pertinaz y supuso un proceso convulsivo hasta que los socialistas decidieron que sí, que efectivamente el no era no y volvió Sánchez a la Secretaría del partido. Al final la carambola ha acabado con Sánchez sentado en La Moncloa, algunos piensan que de puro churro y otros ven una estrategia muy medida en todo esto. Todos vemos también la perseverancia y la tozudez del Presidente, que se mantuvo firme contra viento y marea. Posiblemente el éxito de Sánchez en la conquista del poder ha sido una combinación de todo: suerte, tozudez y estrategia.

Ahora vuelve Sánchez a adoptar una postura arriesgada con los indepes catalanes y lanza el sí es sí, sí a la negociación, al dialogo y al acercamiento con Torra y sus adláteres. Después de la cita en la que hubo buenas sensaciones, pero nada más, van a llegar nuevas reuniones con el tema catalán en la agenda y la postura irreductible de Sánchez y su gobierno de buscar una solución negociada al problema de la secesión.

Dicen todos que es un problema político, los que proclamaron la República y los socialistas a los que no les gusta como llevaba el asunto Rajoy, y que hay que resolverlo políticamente. Claro, ese razonamiento vale para cualquier cosa, la sanidad, la educación, las carreteras, las pensiones, todo es política, aunque en el caso catalán la política tiene un compañero de viaje algo incómodo: la justicia.Leer más »

El Brexit es tozudo, como la realidad

Cuando alguien, sea una persona o sea un país, no está a gusto en un club, tiene dos opciones, mejor dicho, tres: intentar cambiar las reglas, marcharse de él o hacer como que se va pero negociar para quitarse de encima lo que le molesta y seguir como pseudosocio con sólo lo que interesa mantener. Evidentemente todos queremos ésta última.

También los ingleses, que tras aprobar el Bréxit siguen buscando la forma de salir de la Unión Europea sin que ello les suponga mucho perjuicio, especialmente económico, ya que en los demás aspectos siempre han estado bastante al margen. Esta búsqueda del mínimo perjuicio en las negociaciones con la UE, se une a un gobierno débil de la señora May y a un problema que no se sabe como meterle mano con las Irlandas del norte y del sur, que ahora no tienen frontera pero que cuando el Reino Unido salga de la UE, sí que la tendrán.

Parecía que se había consensuado entre los socios de gobierno de May una propuesta para negociar con Bruselas una salida suave y que se acercaría a esa tercera opción de salir sin salir de la Unión, pero al día siguiente del acuerdo el Ministro del Interior presentó su dimisión y ayer lo hizo el de Exteriores, ambos partidarios de un Brexit más duro, según interpretan ellos que fue la voluntad de los votantes que ganaron el referéndum hace ya dos años.Leer más »

No pasará nada, de momento

Antes de ayer San Fermín, ayer el Orgullo y hoy la entrevista de Sánchez y Torra. Nada pasó tras el chupinazo, nada tras el desfile elegetebei y nada pasará cuando el Presidente y el President pasen un rato en La Moncloa hablando de sus cosas. Nunca pasa nada.

Desde los medios cercanos a los socialistas hace ya días que se está poniendo el acento en la voluntad de Sánchez en buscar un camino de entendimiento con el independentismo, pero nadie es capaz de explicar porqué se apoyó el 155 cuando gobernaba el PP y ahora se huye desesperadamente de enfrentarse a un independentismo que no solo no ha rebajado su unilateralidad, sino que la ha refrendado en una reciente decisión del Parlament. Desde fuera da la impresión de que, aunque Torra no ha cedido nada en su postura, Sánchez lo ha hecho y quiere seguir haciéndolo mediante gestos que son más que gestos, como la retirada de los recursos que presentó el PP al Constitucional sobre una decena larga de leyes diversas que aprobó el Parlamant. No cuenta Sánchez con que al Constitucional pueden recurrir otros grupos parlamentarios que no son el Gobierno, como ya le pasó a Zapatero cuando era presidente y Rajoy desde la oposición le recurrió la reforma del Estatut que tanta cola ha traído.Leer más »

Orgullosos, ¿con motivo?

Mientras San Fermín bendecía ayer a los mozos y mozas que corrían delante de los astados, que se ponían ciegos de beber y de comer, y que se dedicaban a divertirse (¿) durante todo el día, en Madrid, ellas, ellos y elles, como dice Carmena, se dedicaban a lo mismo pero sin toros y con un estilo de diversión más tipo cabalgata de Reyes, con sus carrozas, sus disfraces y su música. El Orgullo Gay cumplió sus cuarenta tacos de desfiles en la capital del reino.

En España los derechos legales de los protagonistas del Orgullo ya hace tiempo que se equipararon a los de los que practican el sexo hetero, no en vano un par de ministros y muchos miembros de los principales partidos políticos estaban ayer en la celebración y los del PP, que no estaban, no fueron porque los organizadores los habían vetado, no por falta de ganas de salir en la foto. Otra cosa es que la realidad del día a día se lo ponga más o menos difícil a los elegetebeis.Leer más »