La cansina brecha salarial

Noticia de la semana pasada: la Comisión Europea quiere que las empresas que tienen más de 250 trabajadores hagan públicos sus salarios para conocer las diferencias entre lo que cobran los hombres y lo que cobran las mujeres. En el año 2.018 el gobierno aprobó un decreto en el que se obligaba a las empresas de más de 50 trabajadores a llevar un registro de los sueldos según género y de que fuese accesible a los representantes sindicales. Hasta esa fecha ya era obligatorio en España para las empresas de más de 250 trabajadores. También se obligaba a las empresas a que tuviesen planes de igualdad para superar la brecha salarial entre los hombres y las mujeres. A finales del 2.020 el gobierno hizo público que estaba trabajando para que las empresas de más de 50 trabajadores tuviesen que hacer públicas las tablas salariales por género. Bastante antes, en el año 2.017, la Ministra de Trabajo de la época, Fátima Báñez, estaba trabajando en una norma para que las empresas publicasen los salarios de sus plantillas por género. Supongo que el año 2.050 la ministra del ramo volverá a dejar claro que las empresas tienen que ser transparentes para luchar contra la brecha salarial entre hombres y mujeres.Leer más »

Nanas (I)

Criar a los hijos es una tarea complicada que se extiende a lo largo de muchos años. Hay una primera fase, la más tierna infancia, en la que lo fundamental es darles de comer, limpiarles las cacas y dormirlos. Luego ya vienen otras cosas, jugar, que estudien, que no se metan en líos y que sean felices. Lo dicho, una tarea compleja en la que por encima de todo hay que tener suerte para no fracasar en el intento.

Hoy quería dejar en el blog un temática musical dedicada a esa época en la que las madres y algunas veces los padres, intentan dormir a sus vástagos cantándoles una canción de cuna, una pieza musical ancestral que es compartida por todas las culturas y por todas las épocas. Se ve que esto de buscar un rato de descanso en la crianza siempre ha estado presente en nuestra sociedad.

Canciones de cuna o nanas, que llaman por aquí, las hay para todos los gustos, algunas incluso quitan el sueño.Leer más »

El humo de El Corte Inglés

Dice un viejo proverbio castizo, parodiando una vieja campaña publicitaria contra los incendios veraniegos, que ‘cuando un bosque se quema, algo suyo se quema, señor conde’. Lo de ‘señor conde’ es lo que añadió el cruel populacho para significar que los bosques no son de la gente normal sino que suelen tener dueño y ese dueño suele ser algún poderoso o poderosa, por lo que en realidad se queme o no el bosque tú y yo nos vamos a quedar igual de tiesos. Lo malo es que al final, aunque no seamos los dueños del bosque, si se quema nos afectará porque nos quedaremos sin un pulmón natural, sin un sitio para pasear y sin una serie de puestos de trabajo que, aunque de poca monta, daban de comer a unos cuantos.

El Corte Inglés es el bosque que estos días huele a humo. Después de un 2019 en el que el beneficio subió un 20% respecto al año anterior, la empresa tropezó, como todos, con la pandemia de 2020 y las cosas cambiaron, bajó la facturación, llegaron las pérdidas (se esperan 350 millones a final de año) y subió su deuda (4.500 millones de euros a pagar en los próximos cuatro años) que ya de por sí es problemática. Cuando un gran almacén se quema, algo suyo se quema, señor conde, diría el castizo, pero El Corte Inglés ya ha anunciado que va a despedir a 3.000 trabajadores porque los tiempos están cambiando. Todos los despidos serán a base de jubilaciones anticipadas y bajas incentivadas, pero será gente que perderá el trabajo y gente que dejará de cotizar a la Seguridad Social.Leer más »

Segundo año del coronavirus

No hay una fecha exacta, como ocurre con el descubrimiento de América o la llegada del hombre a la Luna, pero podríamos estar de acuerdo de que ahora, en esta semana, hace un año que comenzamos a sentir que algo estaba ya ocurriendo a nuestro alrededor con un puñetero virus que hacía unos meses que estaba disparado por una lejana ciudad china, Wuhan, que no habíamos oído en nuestra vida.

Al principio todo fue confuso y las recomendaciones eran la tónica desde los gobiernos central y autonómicos. El día 12 de marzo empezaron a cerrarse los colegios en muchas comunidades, pero nadie tenía claro qué hacer. En Aragón, por ejemplo, el Presidente Lambán decía que su gobierno no tenía previsto cerrar los colegios, pero a las 24 horas anunció que el día 16 se cerraban todos, así como las residencias de mayores. El día 15 de marzo se declaró el estado de alarma en todo el país, llegó el confinamiento domiciliario durante 15 días, después se añadió el cierre de todas las actividades no esenciales otros 15 y durante dos meses la desescalada gradual de las restricciones. El día 1 de abril llegábamos a 117.000 contagiados, a pesar de que entonces se hacían muy pocas pruebas PCR, y 11.000 muertos. El material sanitario escaseaba y todos estábamos acojonados comprando papel higiénico y esperando ver cómo iba a acabar todo esto.

Comenzamos ahora el segundo año de la pandemia, las cosas no han cambiado mucho salvo que nos hemos acostumbrado y que algunos pasan ya de todo y se la repanfinfla lo que diga el gobierno. ¡Ah, y las vacunas, claro!.

Dejo a continuación algunos breves extractos de lo que decía la prensa hace un año. Recordar puede servirnos para valorar aciertos y desaciertos con la perspectiva del tiempo. En el título de cada artículo está el enlace a la noticia por si quieres conocerla completa.Leer más »

Las vacunas reales

Todos estamos ya cansados de las restricciones por la pandemia y hay muchas expectativas puestas en la llegada de la Semana Santa para animar al personal y a la economía. Todos sabemos, también las autoridades competentes, que si esto ocurre así llegará otra ola con peores cifras de contagios y muertos que las pasadas, pero da la impresión de que ya lo tenemos asumido. Lo más probable es que se haga un poco el paripé de tomar algunas medidas de movilidad y poco más, cosas que sirvan para quedar bien aunque no eviten los muertos, lo mismo que ya vimos en la Navidad pasada.

Ahora que casi han acabado de vacunar a los abueletes de las residencias se ha hecho un seguimiento de la repercusión que tiene la campaña en los contagios de ese colectivo y parece que han caído en picado. Es difícil de saber si esto ocurre porque muchos residentes ya habían pasado la COVID antes, porque los contagios han descendido a nivel general en toda España, por las medidas tan estrictas que se aplican en esos centros o por la propia vacuna, pero el caso es que los contagios han descendido más del 90% y podemos agarrarnos a este dato para pensar que eso mismo ocurrirá en todo el país cuando todos estemos inmunizados.

Leer más »

La entrevista de Aznar

Después de entrevistar al Papa, cualquier entrevista que haga Jordi Évole ya parece un juego de niños. La del ex presidente José María Aznar del domingo pasado fue bastante anodina y más allá de que el entrevistado no se prodiga en los medios, ni siquiera en los más afines y amigables, no añadió nada nuevo a la historia de España. Los temas más incómodos los despacho Aznar con alguna afirmación taxativa del tipo yo no he cobrado nunca un sobresueldo, nunca jamás, o bien, yo pensaba que los atentados los había cometido ETA y no los yihaidistas y sigo pensando que el cerebro no estaba en lejanos desiertos, etc. etc. Nada, al final, que se saliese de lo que todos ya sabemos y de la propia personalidad prepotente y oscura del ex presidente del gobierno.

El asunto de la corrupción que le planteó Ébole llegó incluso a visualizarse en el vídeo de la boda de la hija de Aznar en el que se ve desfilar a lo más granado de la sociedad de aquel tiempo, con una pléyade de encausados y condenados con sus señoras, todos de estricta etiqueta, que resulta verdaderamente apabullante, Correa, el Bigotes, Granados, Bárcenas, etc. etc. El padre de la novia se lo despachó diciendo que no conocía a ninguno y que fue un bodorrio al que hubo codazos por asistir. Problema resuelto al más puro estilo de El Padrino, que por cierto era Aznar, claro.Leer más »

Contra viento y marea

El hoy se entregan los premios Feroz, que no están dedicados a aquellos que han dado muestra de ser más bravos, de morder más fuerte o de luchar con más brío contra algo, sino que son unos simples premios de cine y televisión de nuestro país, nada que pueda despertar el interés del ciudadano medio que antes de la pandemia iba al cine un par de veces al año y ahora ya ni sabe si las salas de su ciudad están abiertas o cerradas.

Este año el interés por los Feroz lo ha aportado una de las premiadas, la actriz Victoria Abril, con sus declaraciones acerca de la pandemia, del coronavirus y de las vacunas. Tampoco es que haya dicho nada novedoso, porque es un discurso ‘negacionista’ que hemos oído ya en bastantes ocasiones, pero como ella tiene ese desparpajo y además cuenta cosas de Francia, que es dónde ella vive habitualmente, pues ha salido en todas las teles, radios y periódicos. El caso es que entre chorrada y chorrada, Victoria Abril también dijo cosas interesantes, pero ya nadie les dio ningún valor, por ejemplo que las plataformas de TV (ella dijo Amazon, que también) se han forrado con el cierre de los espectáculos, dijo que todo este dinero mágico que nos llega para evitar la ruina por el coronavirus lo vamos a tener que estar pagando cuarenta años y que la forma en la que se está controlando la COVID, confinamiento, distancia, está generando graves problemas siquiátricos a mucha gente.Leer más »

Quien tiene un amigo tiene un tesoro

Cuando yo sea mayor quiero tener amigos como los que tiene el Emérito Juan Carlos I. La vida da muchas vueltas y el ex rey de España, desde que se rompió la cadera cazando en África con su amiga Corina, ha pasado de ser el héroe de la transición a ser un golfete de vida disoluta y libertina. Ambas conductas son perfectamente compatibles y la historia está llena de personajes que han dado a la vez cal y arena a la humanidad, grandes escritores que eran unos cabroncetes, campeones abusadores o estadistas que en su casa se convertían en personajes de la peor calaña. Los seres humanos somos así, imperfectos y complejos.

Lo malo es que a Juan Carlos I le han sacado a la luz pública sus correrías antes de que se haya ido al otro mundo y ya no será la historia solamente quien lo juzgue, sino que la sombra de sus presuntos delitos requiere que sean los tribunales quienes intenten esclarecerlos. Ahí es donde hemos tropezado con un problema que abarca al Emérito y al Estado español, que tiene en la monarquía la cúspide de su estructura organizativa. Mal asunto.Leer más »

Aforo

Es esta una de las muchas palabras que han pasado de estar en el baúl de los vocablos oxidados a formar parte del top ten de los más utilizados. Dicen los lingüistas que un hablante medio en España utiliza alrededor de 1.000 vocablos para expresarse, si eres un tipo culto y amante del diccionario puedes llegar a las 5.000 palabras, eso ya es la repera, pero si vives en Chile o en la República Dominicana te las arreglaras con una media de 300 palabras para desenvolverte en tu día a día. Pudiendo elegir y utilizar entre las 88.000 palabras con las que cuenta nuestro idioma para facilitarnos una mejor comunicación, este vocabulario tan pobre que tenemos supone que la gran mayoría de las palabras estén sumidas en el ostracismo y el olvido, moribundas total. Aforo ha tenido la suerte de que la pandemia lo ha colocado entre ese millar de palabras con las que vivimos el día a día.

Se acerca el Día de la Mujer, el 8 de marzo, y vuelven los fantasmas de las manifestaciones del año pasado llenas de ministras reivindicando a voz en grito la igualdad y la fraternidad de la mujer, con el coronavirus enseñando ya su patita y sus orejitas en medio de toda aquella muchedumbre. Varias de las personas que fueron a hacerse la foto ese día cayeron infectadas de COVID, aunque algunos no acepten todavía que aquello no fue una buena idea. El Delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha dejado caer que como no puede prohibir manifestarse, lo que quiere es que se limite el aforo de las manifestaciones a un máximo de 500 personas y se guarde entre ellas la distancia de seguridad, aunque siguiendo la línea de confusión habitual de nuestras autoridades, ha añadido que mejor que se busquen ‘fórmulas alternativas’.Leer más »